sábado, 4 de abril de 2009

Twitter no pía como Piolín: ruge como el rey León

Ya saben que Twitter significa gorjear, piar o parlotear. Acabo de ver un gráfico que muestra cómo y cuánto ha crecido Twitter en pocos meses. A principios de 2008, hace un año, era muy escaso, pequeño, como un pajarito. Decía pío. Y a finales de ese año, se disparó exponencialmente. Ya ruge.
Pueden ver el gráfico en businessinsider.com es una web de información económica y tecnológica. Tiene un apartado para las noticias de Sillicon Valley.

Twitter. Nació hace dos años y medio. Se lanzó al público en octubre de 2006. Estuvo bastante tiempo con el diapasón en baja vibración pero a finales de 2008, es decir, hace pocos meses, se convirtió en un fenómeno de masas. La gente descubrió que se podía enviar información en ráfagas muy cortas, transmitir congresos, eventos o cualquier cosa, sin necesidad de largas parrafadas. Es posible que nuestra nueva costumbre de enviar sms limitados de espacio y caracteres nos hayan creado una nuevo estilo de escribir o leer, algo que debería estudiar la psicología cognoscitiva. Ya saben que en Twitter no se pueden poner frases de más de 140 caracteres. Son los tweets, o por decirlo como Piolín, los pío píos.
En la Cumbre de G20 en Londres Twitter ha sido muy usado por periodistas y blogueros para informar en bullet points de lo que estaba pasando. Y lo hicieron muy bien, combiándolo con las vijas y largas crónicas, las fotos y los videos.
Se pueden enviar mensajes desde cualquier dispositivo móvil, incluso de teléfonos móviles como sms. De modo que es una nueva forma de informar.

Mensaje a los periodistas del mundo: para rugir hay que piar.

Por cierto, en esa web se dice que está estrechándose la diferencia entre la publicidad on line y la tradicional y que dentro de pocos años, la publicidad en internet superará a la otra.
No sé. El problema es que quien se lleva la pasta es Google.

1 comentario:

el loco dijo...

la pasta amigo siempre se la llevan los mismos...
con respecto a lo de la información existe una sobresatuarción ... que en ocasiones funciona como una especie de anestecia neuronal.