viernes, 22 de enero de 2010

El nuevo periodismo de enviados especiales a catástrofes o "mami, tráeme mi peluche"

Esta pieza la ha publicado un enviado especial a Haití. Lo jugoso es que habla de ellos, los periodistas enviados especiales a Haití, sin cortarse un pelo: irresponsables, miedosos, exagerados...
Da un poco de vergüenza.
Y al final de la pieza, el autor clava una crónica de Pérez Reverte sobre cómo eran los corresponsales de guerra en su tiempo. Nada de pijadas.
Muy bueno y escrito con mala leche.

1 comentario:

Oscar Sin Nick dijo...

Lo acabo de leer y me da entre pena y vergüenza.